Siglo XXI. Comienzos. En la calle, en los medios, en cualquier lugar, oímos palabras vacías, usadas, malgastadas, tergiversadas. No nos las creemos. Han perdido su origen, su identidad. Quizás haya que buscar en su origen, en sus inicios narrados en los mitos para encontrar de nuevo la palabra pura, sincera, que llegue a ser de nuevo el instrumento de una verdadera comunicación entre las personas.